¿Qué es la insulina? ¿Cómo funciona? ¿Qué tipos de insulinas hay? ¿En qué se diferencian? En esta entrada trataré de resolver estas dudas.

La insulina, como ya hemos repetido varias veces, es una hormona que se fabrica en el páncreas y se vierte a la sangre; ¿y cuál es su función? La función más importante y la que más nos atañe es la de facilitar el transporte de la glucosa desde la sangre a la célula; se podría decir que la insulina es una “llave” que abre la piel de las células para que la glucosa pueda pasar al interior. Aunque esta no es su única función, también está implicada en otros procesos como:

La molecula de insulina está formada de dos cadenas que se unen entre sí por puentes disulfuros.

º  Estimula la glucogenogénesis e inhibe la glucogenolisis. Es decir, favorece que la glucosa se convierta en glucógeno, un polisacárido (azúcar complejo) que sirve para almacenar la glucosa en el hígado para cuando nuestro cuerpo la necesite. A su vez inhibe la trasformación del glucógeno en glucosa.

º  Aumenta el transporte de glucosa en el musculo esquelético y en el tejido adiposo, como ya hemos dicho, abre las puertas de las células musculares y grasas para que entre la glucosa y sea consumida por estas células.

º  Aumenta la retención de sodio en los riñones.

º  Aumenta la recaptación celular de potasio y aminoácidos.

º  Favorece la síntesis de triglicéridos, un tipo de grasa.

º  Estimula la síntesis de proteínas.

Como dato interesante, la insulina no nace en nuestras células Beta como tal, nace en forma de proinsulina, pero luego se divide en dos moléculas distintas; por una parte, el Péptido C y por otra la insulina como tal.

¿Qué tiene que ver esta imagen con este articulo? Siempre me imagino una lucha constante en nuestro cuerpo entre dos fuerzas, dos constantes en la vida de un diabético que tiene que aprender a usar; por una parte, la insulina y por otra el azúcar, y ambas deben estar en un equilibrio ya que si no se usan bien es cuando sufrimos una hiperglucemia o una hipoglucemia.

Tipos de insulina:

Nuestro páncreas solo es capaz de crear un tipo de insulina, la insulina como tal; pero cuando este es incapaz de fabricarla tenemos que inyectárnosla nosotros mismos. A la hora de ir al mercado de insulinas podemos sentirnos abrumados por la cantidad de tipos y de nombres ¿Cómo es que hay tantas insulinas si nuestro cuerpo solamente fabrica un tipo? ¿de dónde han salido las demás?

Un poco de historia…

Las primeras insulinas que se usaron a modo de tratamiento se trataban de insulinas que se extraían o bien de la vaca o bien del cerdo, pero estas insulinas eran distintas a la humana y podían provocar alergias y, además, la producción de estas insulinas tenía un alto coste, ya que era necesario procesar el páncreas de muchos animales para extraerla.

Más tarde se descubrió la manera de “obligar” ciertas bacterias a sintetizar las insulinas que nos interese. De esta forma, al principio se sintetizaban tan solo insulina idéntica a la humana, pero ¿por qué contentarse con imitarla si se puede mejorar? De esta forma nacen las que llamamos análogos de la insulina. Estos análogos son insulinas que han sido modificadas de manera que cubran una serie de necesidades.

Características:

Cada análogo tiene unas características distintas que hacen que se diferencien entre ellos.

º  Tiempo de inicio: Es decir, cuanto tiempo tarda en empezar a hacer efecto.

º  Pico de efecto máximo: Cuanto tiempo tarda en alcanzar su máximo efecto.

º  Duración total: Cuanto tiempo tarda en desaparecer su efecto.

Otras características son:

º  La concentración: Se mide en unidades por cada mililitro. Normalmente la concentración de insulina suele ser de 100 unidades por cada mililitro, a esto es a lo que llamamos U-100. Pero existen insulinas con otras concentraciones como por ejemplo la moderna Toujeo que posee 300 unidades por cada mililitro (U-300).

º  Vía de administración: Algunas se pueden administrar tan solo mediante inyección subcutánea, y otras son aptas para ser administrada de manera intravenosa.

Sabiendo estas características podemos empezar a clasificar los distintos tipos de insulinas que existen de esta manera:

Insulinas de acción ultrarápidas:

Son insulinas sin ningún tipo de aditivos ni retardante, por lo que su efecto comienza rápidamente, a los 10-20 minutos de ser inyectada. Tienen un pico máximo a las 1-2 horas de ser inyectada y duración total será de 3 a 5 horas.

Dentro de este grupo se encuentra:

insulina Aspart: Que se crea usando células de levadura. Este tipo de insulina es la marca comercial Novorapid. Dentro de este grupo también se encuentra la nueva insulina FIASP que contiene dos nuevos excipientes: nicotinamida (vit B3) y arginina. La adicción de estos dos excipientes consigue que se absorba más rápidamente, comenzando a hacer su efecto a los 2 minutos de su administración. El efecto máximo de acción se produce entre 1 y 3 horas desde su administración y su duración total es un tanto más corta que la Novorapid.

insulina Glulisina: Que se crea usando a una bacteria llamada Escherichia Coli. Este tipo de insulina es la marca comercial Apidra.

insulina Lispro: También creada a partir de la E. Coli. Esta es la insulina de la marca Humalog.

Insulinas de acción rápida:

Estas insulinas son las que más se parecen a las secretadas de manera fisiológica por nuestro cuerpo. Comienzan a actuar a los 30 minutos de ser administradas. Tienen un pico a las 2-4 horas y una duración de unas 6 horas.

Dentro de este grupo se encuentra:

insulina Atrapid: Se extrae de la levadura de la cerveza (Saccharomyces cerevisiae)

insulina Humulina regular: También de la E.Coli.

Insulinas de acción intermedia:

Estas insulinas se usan como basales, es decir, para que vayan haciendo su efecto a lo largo del día; a diferencia de las otras que se usan como prandiales (es decir, antes de las comidas). Su efecto inicia a las 1-2 horas de su administración, tiene un pico a las 4-8 horas y su efecto dura 12 horas.

Dentro de este grupo se encuentra:

insulina NPH: a estas insulinas se le añade zinq o protamina (una proteína del salmón) para hacer que su efecto sea más lento. Son de este tipo las marca Insulatard y Humulina NPH.

Insulinas de acción prolongada:

Estas son insulinas que también se usan como basales, su efecto es más lento y duradero. Su efecto inicial se da a las 1-2 horas de administración (excepto la Toujeo que tarda unas 3-4 horas) y a diferencia de las demás, estas no tienen pico de acción ya que se supone que su efecto será constante a lo largo del tiempo total de actuación que difiere en cada uno de los tipos que existen.

Dentro de este grupo nos encontramos con:

insulina Glargina: Estas insulinas actúan a medida que se van precipitando tras ser inyectada según los cambios en el pH y esto hace que la absorción sea más lenta y por lo tanto se prolonga su efecto. Dentro de este grupo tenemos la famosa Lantus (U-100) y Toujeo (U-300). La insulina Lantus se supone que cubre de 20 a 24 horas, pero se ha probado que apenas llega a las 24 horas siendo más real que cubre un periodo de entre 18-20 horas; es por esto que se modificó originando a su hermana más concentrada: la Toujeo. Esta insulina sí que llega a cubrir las 24 horas. Dentro de este grupo también encontramos una menos conocida; la insulina Abasaglar, que es una “copia” de otro laboratorio de la insulina Lantus clásica.

insulina Determir: Esta insulina consigue enlentecer su efecto al unirse a unas proteínas de la sangre llamada albumina de manera que su liberación es más lenta al tener que volver a separarse para empezar a hacer su efecto. Dentro de este grupo nos encontramos a la insulina Levemir, cuyo efecto dura entre 12-18 horas.

insulina Degludec:  Su estructura se diferencia de la insulina humana en la terminación de la cadena B, en concreto la deleción de treonina en B30 y la adición de un ácido graso de 16C unido a la lisina B29 por medio del ácido glutámico. Esta modificación confiere a la insulina degludec propiedades que le permiten formar un depósito soluble de multi-hexámeros tras su administración subcutánea. A partir del depósito subcutáneo, se produce la liberación paulatina de iones de cinc y con ello la disociación gradual de los monómeros de insulina que van pasando a la circulación de forma lenta y sostenida en el tiempo. En cristiano: La molécula es tan tocha que se agrupa debajo de la piel y se tiene que ir separando de ese grupo poco a poco para poder pasar a sangre y comenzar a actuar. Dentro de este grupo encontramos la insulina Tresiba, cuyo efecto dura de 24 a 42 horas.

Mezclas de insulinas:

También existen en el mercado mezclas de insulinas de acción intermedia junto a insulinas de acción rápida. Este grupo podríamos dividirlos en:

Mezclas de insulina humana: Es decir, se mezcla la insulina Humulina con la NPH consiguiendo así que se inicie el efecto de la insulina a los 30 minutos de ser administrada y una duración del efecto de entre 16 y 24h dependiendo de la concentración. Existen distintas proporciones (30/70; 50/50) y dentro de este grupo encontramos la Mixtard y la Humulina 30:70.

Mezcla de análogos de la insulina: Aquí se mezcla la insulina de acción intermedia con un análogo ultrarrápido. De manera que esta insulina empezará a actuar a los 15-20 minutos; tendrá dos picos de acción que dependerá de la proporción y su efecto durará entre 16 y 24 horas. Existen muchas mezclas distintas, tanto con insulina Aspart (Novomix) como con insulina Lispro (Humalog Mix) y todas ellas en distintas proporciones (30/70; 50/50; 70/30…)

Finalmente os dejo una tabla que resume a grandes rasgos toda esta maraña de datos:

Otros post que te pueden interesar